¿Dónde están mis tacones?

La pregunta del millón de dólares: ¿en qué momento decidí prescindir de mis tacones?, ¿cuándo sentí que era mejor estar más cómoda, que monísima de la muerte?, ¿por qué, cuando alguna salida implica tacones, pienso: me va a dar algo tanto tiempo con esos zapatos, que son taaaannnn boniiiitos? ¿Por qué? Si yo era súper feliz subida a mis tacones día y noche, ¿cuándo sucedió? Y lo más grave:

 ¿cómo dejé que ocurriera?
Incógnita, expediente sin resolver... lo cierto es que ya ni me cuerdo de la última vez que salí con tacones sin importar cuál era el plan. Bien fuera trabajar, ir de compras, quedar con una amiga, o simplemente pasear... me daba igual. Los tacones formaban parte de mi vida, de mi identidad y de mi armario. Yo era una mujer pegada a unos tacones...

Desde hace un tiempo sólo utilizo zapatos planos, para todo!! Ni siquiera tengo un par de las famosas plataformas que se vuelven a llevar ahora. Sólo de pensar que tengo que caminar con esos pesados zancos sobre las irregularidades de un terreno imperfecto... y lo que es peor!, pegar un traspiés y no caerte de milagro, qué vergüenza!! 

Lo de la vergüenza lo tengo comprobado. El año pasado invertí en unas preciosas y altas cuñas de esparto (sí, cuñas, si hubieran sido tacones, quizá hoy, no podría contarlo). Quedaban muy bien, estilizaban las piernas estupendamente, yo me sentía poderosa, moderna y actual subida a ellas, pero quietecita estaba mejor. Tenía que ir agarrada a lo que fuera para mayor estabilidad. Un horror! Marcaba la experiencia de salir, pero a fuego!!! Se me ponía un mal humor por el cansancio y la carga de cargar conmigo misma... tanto, que para remediarlo me tenía que tomar una aspirina. Lo de las ojeras no tenía solución hasta que llegara a casa.

El caso es que, llevar tacones es como todo en la vida, cuanto más lo prácticas mejor te sale. Un buen día me volví... práctica? Cómoda? De más edad??!!!! Y a estas alturas parece que he prescindido de los tacones. Creo que mi velocidad innata para hacer casi todo, determina que haya ido desterrando los tacones de mi vida. Me restan rapidez de movimiento, a mí eso de caminar como las tortugas despreocupadas, si no es en vacaciones, no me sale y si voy al ritmo que quiero... catapum!!! Es como llevar flequillo, no soporto esos pelos cosquilleándome la frente, soy de pelo para atrás o a un lado, bien peina'!

Inevitable no mencionar tantos y tantos outfits bloggueros recomendados diariamente. Muy divinas todas ellas, subidas a dos jirafas. Y vete a comprar el pan tan ricamente y luego a trabajar, a resolver gestiones en la calle bajo un calor de justicia, un frío siberiano o una lluvia torrencial.... sí, sí, eso no te lo crees ni tú... a mí no me cuadra.
Yo soy una enamorada de los zapatos, las zapaterías... las visito a menudo, acaricio y contemplo los preciosos y altísimos zapatos de temporada... Estoy empapadísima de las últimas tendencias, las marcas, lo que viene, lo leo todo!.. pero eso de caminar como Bambi cuando nació no es estético señores!

Pero bueno, que no doy por perdida mi batalla de superación de tacones, que pienso practicar (con un buen par de aspirinas en el organismo) y que subiré fotos de los próximos tacones que me compre, cual bloguera superguay!


Os he ido dejando una pequeña selección de imágenes de zapatos de altos vuelos, que me encantan!!! Ahora unos cuantos planos:







Y tú, ¿tus tacones son tu tesoooooro? 
¿Prefieres los planos? 
 
Siempre con love,

Brujuleia.-

Si te ha gustado este post, te animamos a compartirlo en facebook, twitter o google+. También puedes seguirnos vía Bloglovin'!! (Hay botones para compartir o seguirnos regados por todo el blog ;-))))

Y por supuesto, nos encantará leer tus comentarios.

Muchas Gracias!!!


Imágenes: Pinterest

4 comentarios:

Yenuen garcia dijo...

Yo tambien no recuerdo en que momento deje de usarlos y cuando deje de comprar zapatos, cuando antes cualquier pretexto era para ir a comprar zapatos ahora solo tengo unos planos que no suelto y a todos lados llevo y otros de diferente color, al leer esto me pregunte lo mismo ¿dónde están mis tacones? Saludos

cuatrobrujillas ymedia dijo...

Hola Yenuen!! gracias por tu comentario!! Esto nos pasa a muchas, pero hay que seguir practicando!! Saludos ;-))))

Mareva Berna dijo...

Es que nos volvemos cómodas! Pero yo no renuncio, así que depende de lo que tenga que hacer, planos o taconazos!
Muac!

cuatrobrujillas ymedia dijo...

Esa es la actitud Mareva!! Gracias por el comentario y feliz finde!! ;-))))