Clasificación de los INCLASIFICABLES (Parte I)

Llevo años cosechando la lista que próximamente verá, al fin, la luz pública. Nunca fue mi intención ser autora de tal clasificación, tampoco me siento orgullosa de ello; y sé que puede dar lugar a que de mí, resentida que no soy, se pueda malopinar. Suelo otorgar el beneficio de la duda y no alzar a categoría hechos similares repetidos a lo largo del tiempo, ¡pero!, mucha dificultad me habéis puesto estimado género masculino inclasificable.



Francamente, la entrada de Brujilla Púrpura me ha dado pie a mostrar esta lista, nutrida a lo largo de varios años con experiencias ajenas y propias, grabadas como acero de metralla en el alma. Así que, estimadas lectoras, atención, porque quizás, conocer esta lista básica de perfiles a evitar, pueda ahorrar daños colaterales y pensamientos recurrentes tipo: no lo entiendo, ¿por qué me hace esto?, o ¿en qué me he podido equivocar yo? y un largo etcétera de interrogantes cuyas respuestas no llegarán de la mano de quien deberían de llegar. Comencemos:



Inclasificable 1.- “No sin mis amigos”

Espécimen que propondrá quedar a horas impropias, en las que nadie queda, pero que constituyen los excedentes de su tiempo útil, porque las mejores horas las dedicará a sus amigos, esos seres sobrevalorados con los que prefiere pasar cuanto más tiempo mejor. Este perfil, quiere aprovechar el tiempo al máximo y, si puede, acortará la cita, por lo que preferirá no ir al cine, ni a cenar, pues la cosa se podría alargar irremediablemente. Propondrá sitios oscuros y apartados para “hablar” o mejor aún, en una de vuestras casas y, lo que es peor, mirará el reloj a todas horas, signo inequívoco de que ha quedado en poco tiempo con sus amigos. Si sugirieras salir a una fiesta espectacular, de esas que requiere de entradas o invitación, te pedirá que trates de conseguir 7 pases más, ¿para quiénes?!!



Acción a emprender: Alejarse del objeto, nos merecemos dedicación exclusiva.



Inclasificable 2.- “Soy la última Coca Cola del desierto”

No he llegado a comprender aún, cómo es posible que personajes con cualidades objetivamente muy poco afortunadas, consigan verse a sí mismos como seres excepcionales, que presumen, desafortunadamente, de lo que carecen. Casi siempre suele darse en la ecuación: feos con dinero o feos con cochazo caro. No se dan cuenta de lo evidente y es que no todas las mujeres nos conformamos con el vil metal. Lejos de cultivar su interior, para poder ofrecer una alternativa a su malvada genética, se empeñan en alardear de sus posesiones materiales. Inexplicablemente seguros de sí mismos, su conversación se centra en la capacidad del motor de su coche, los planes de expansión de un negocio que, probablemente, sea familiar o, lo acosado que está por una ex-novia inexistente. Se puede identificar por el mal gusto en su vestuario, la ostentación de joyas pasadas de toda moda, la cutrez de sus modales, la dificultad de su expresión verbal... creo que ha quedado claro.



Acción a emprender: rechazar esa Coca Cola, pues a la corta envenena y aburre. Importante: no conformarnos con menos de lo que queremos.



Inclasificable 3.- “Tengo una carrera, viajo por trabajo y gano mogollón de pasta y tú, ¿que ofreces?”

Ejemplar de bello porte, atractivo, guapo, inteligente, con talento, de buena familia, casi siempre deportista, ganador nato en las distancias cortas ¡y lo sabe!, siempre huele a  perfume caro en total consonancia con su olor corporal, viste de marca, de gustos refinados, con excelentes contactos; cultivados desde su primer día de colegio, el cual, con seguridad, fue privado, de mensualidad prohibitiva y elitista. (Parada para respirar). Sigo: dotado de gran educación, exquisitos modales, detalles caballerosos y con pleno dominio de las relaciones sociales a todos los niveles. ¡Atención!: NO perder los papeles, mantener la calma, se suele confundir a menudo con “el hombre de mi vida, el definitivo”. Él no quiere ser tu Él, él quiere ser el Él de muchas, porque es consciente de sus cualidades reales. Este perfil siempre creerá que puede conseguir algo mucho mejor. Cree en sí mismo, se ama, se adora y sabe que con su bello rostro y su musculatura de gladiador, puede conmovernos y hacernos aceptar cualquier cosa.



Acción a emprender: sal huyendo, no te valora, no vas invertir todos tus ahorros en perseguirlo por el mundo, intentando inútilmente destacar sobre las demás. NO se va a casar contigo, tampoco te ha mentido, -aunque ya te gustaría que lo hiciera- y tú, eres demasiado buena chica para atraparlo de la manera que otra, no más lista, pero sí más drástica en sus métodos, terminará haciendo. Te costará muchísimo olvidarlo, no menos de “19 días y 500 noches”, eso pasa por idealizar e idolatrar la carátula. El vuelo de este bello halcón acabará a manos de un embarazo prematuro. Se casará, pero se divorciara en pocos años. Para cuando vuelva a estar libre, ya no será tan apetecible, pero TÚ sí.



Hasta aquí la Parte I de la clasificación de los INCLASIFICABLES, se hacía largo y no quiero aburrir. En mi siguiente entrada al blog concluiré esta lista, imprescindible en los tiempos que corren. ¡Que esto sirva de algo, POR FAVOR!



Para finalizar este post, al igual que una doctora me aconsejó aquella vez que mi madre me llevó al médico, tratando de buscar solución a lo que ella, cándidamente, pensaba que era un simple trastorno gastrointestinal, -siendo realmente un mal de amores como un elefante-, lo mismo os aconsejaré: “ellos siempre tienen la culpa” y esos ellos, están en esta lista inacabada aún. Así que ya sabéis: ¡identificar y evitar! Minimicemos el número de sapos a besar y optimicemos nuestras posiblidades, que el tiempo es oro ;-))



¡¡¡Hasta la próximaaaaa!!!



Brujuleia.-

4 comentarios:

Juani Lopez Berrio dijo...

Muy bueno este post ...estoy deseando ver los siguientes clasificados.....jaaaaajaaa

Guayarmina Peña dijo...

¡Hola Juani! me alegra que te guste. Que sepas que la PARTE II está disponible en el blog, te dejo enlace:

http://www.4brujillasymedia.com/2013/02/clasificacion-de-los-inclasificables_23.html

Y espero que te diviertas tanto, como con la PARTE I. Hacía falta algo así, la verdad, para mantener alejados a según qué especímenes. Jajajaja

dannapatico dijo...

Bueno, muy bueno, pero yo tengo una duda y quiero preguntar algo a ustedes por que serán imparciales, si vivo con mi pareja más de 5 años y le propongo matrimonio y me dice que no, (aclaro, siempre me dice que me ama y me lo demuestra y pasamos mucho tiempo juntos y reímos y viajamos,y salimos a bailar y nos encanta tener sexo), y su respuesta fue no, que debo hacer? le pregunté porque no quieres casarte conmigo si supuestamente eres feliz conmigo y me dijo "no se", entonces que debo hacer? Dejarlo, olvidarme de mi sueño de casarme y seguir con él.Estoy ansiosa de leer sus comentarios.

Guayarmina Peña dijo...

¡Hola dannapatico! Gracias por tu comentario. Y qué responsabilidad tan grande responder algo así. La verdad, es que opino que las mujeres somos demasiado comprensivas, sin embargo, pensar en romper una relación equilibrada y sana, donde, por lo que me cuentas, todo funciona bastante bien, sería una pena. El mar está lleno de peces, pero dar con el adecuado, nos puede llevar más de una vida.

Por otro lado, por experiencia, si algo no te llena, como es el caso de la negativa de tu novio a casarse, y esa insatisfacción persiste dentro de ti y va creciendo, llegará un día en el que, simplemente, te hartarás, explotarás y fijarás ultimátums. Quizás ese día no llegue, y aprendas a conformarte en ese aspecto; pero si llega, será un punto de inflexión en vuestra relación y tomará el rumbo que deba tomar.

Cuando alguien está tan cerrado a casarse, puede que haya tenido alguna mala experiencia o que no está del todo seguro con la relación. También puede ser que sea tan práctico, que no sepa ver la belleza del acto de amor que significa casarse. Son varias las opciones a barajar.

De todas formas, casarse no es más que un papel y para formalizar una relación hay otros métodos, por ejemplo: pareja de hecho en el ayuntamiento de donde vivas...

No sé si te he liado más. Sí pienso que lo que tenga que ser será y si tu día a día es sensacional gracias a ese hombre, es una pena buscar un pero, por no casarse.

Un abrazo.