Se busca "Business Angel"


Entré al céntrico edificio de la capital donde se impartía el curso de redes sociales, cuyas entradas había comprado hacía un par de semanas por internet. No hace tanto, hubiera sido impensable, que cualquiera expusiera los dígitos de su tarjeta de crédito a algún alumno aventajado de informática. Cada vez más, incorporamos a nuestras vidas el comercio electrónico para satisfacer necesidades de todo tipo, librándonos del miedo de antaño. ¡Amén!

El carácter del antiguo edificio se fusionaba perfectamente con la tecnología y las mentes emprendedoras, que intentaban hacer de su particular espacio alquilado, testigo directo de proyectos de éxito o que alguna vez, saldrán catapultados hacia la internacionalización. El halo de que algo grande se podía estar cociendo, a pesar de ser un Viernes por la tarde, del más caluroso de los Agostos que recuerdo, flotaba en todas partes.... ¡Bendito aire acondicionado!

En la sala del curso ya habían llegado algunos alumnos, todos con la cabeza metida en portátiles y tablets. Yo me aferré a mi renqueante smartphone y le pedí que no decidiera explotar justo ese día. Me lo puso muuuuy difícil.




Magdalenas, chupa-chups y galletas danesas repartidas estratégicamente esperaban ser devoradas. Me pareció inusual y divertido.  

Muy a lo Google en Silicon Valley

Irrumpe en la sala el docente @OlivaresMerlo, que automáticamente rompe el modus operandi al que estaba acostumbrada, preguntándome por mi nombre y plantándome 2 amistosos besos en cada mejilla, como si me conociera de antes. No es el caso, pero me doy cuenta que hoy día es "posible", llevo ya un tiempo considerable en las redes sociales, tuve que facilitar mi correo electrónico para el curso, etc... a fin de cuentas, uno no sabe cuán lejos puede viajar la información, que a diario compartimos en internet. 

Giro la cabeza y veo lo que me parece un chico de 14 años, con cara de haber sido fichado por Mark Zuckerberg o Bill Gates, o los dos. También con súper-portátil (y yo aferrada a mi ZTE). 

O llevo demasiado tiempo recluida, o ese no iba a ser un curso cualquiera...


Si seguís el blog, sabéis que no acostumbro a destripar contenidos de pelis, libros y los cursos y eventos a los que asisto últimamente y que, por supuesto, pago de mi bolsillo, no iban a ser una excepción. Hay mucho trabajo detrás de todo eso y lo que es mejor, son cursos que tendrán más ediciones. 


¿Por qué no comprobar por uno mismo el valor que pueden aportarnos?

Concretamente éste, se mueve allí donde lo soliciten. Por si estuviérais interesad@s, dejo enlace a su web:



Nos metemos en materia y me doy cuenta del cacao de conceptos que he ido cosechando desde que en Enero me lanzara a la aventura incierta y gratificante de este blog, que ha cambiado drásticamente mis momentos de ocio y ajustado las velas del velero herrante que es mi vida. Tengo multitud de libros y artículos pendientes de leer, que crecen exponencialmente cada vez que me conecto. ¡No doy abasto!






Descubrir de forma autodidacta está muy bien, ¡pero hay tanta información!, 

¿cómo saber a qué fuentes ir sin perder el tiempo?
¿Hay herramientas que optimicen mi tiempo y presencia en internet a mi favor?  
¿Estoy siendo eficaz y eficiente?
¿Me puedo dedicar profesionalmente a esto?
¡¿Cómo?!  

Es un trabajo arduo que ha hecho que mis ojos rechacen las lentillas y tenga que llevar gafas durante más tiempo del que desearía. Vamos, que tengo los ojos como dos huevos fritos. Y es por esto, que me decidí a que alguien experto en la materia, me aligerara la carga y me aclarara las ideas. Muchas veces, pagar por un camino más corto de aprendizaje, es una acertadísima inversión.

Durante las 4 horas de cada uno de los dos días que duró el curso, se fueron desgranando infinidad de herramientas y programas muy útiles, ya desde su versión gratuita; contactos de gente experta en diferentes materias, dispuesta a aclararnos dudas vía twitter y multitud de valiosos consejos, tanto si estás presente poco o mucho en este mundillo. Todo ello, aderezado con casos de éxito que hacían que el cerebro te trabajara a 1.000 por hora. 


Si esas personas pudieron, empezando un buen día con algo pequeño, cualquiera de nosotros podría también. Es el caso de Frasier Cain, amante de las estrellas y las constelaciones, que consiguió batir récords de gente conectada a un hangout en Google (competencia directa del archiconocido Skype) con el objetivo común de disfrutar del milagro que se produce cada noche en el cielo. Es precioso. 

O como Viajando con Diego, un trotamundos con una visión diferente de cómo disfrutar unas vacaciones, que ahora recorre diferentes destinos, ofreciendo en oficinas de turismo, sus particulares montajes de foto y vídeo.

Hasta aquí, algunos pocos diamantes más, vertidos durante el fugaz (ésta es mi única queja) curso de redes sociales al que asistí y que RECOMIENDO, tanto si sólo tienes un facebook personal y utilizas tímidamente twitter; como si regentas cualquier tipo de negocio, por pequeño que sea; si eres empresario, grande o pequeño, emprendedor o no; o si, como es el caso de mi madre, que desde que descubrió internet, con los familiares en facebook, los famosos en twitter, los salvapantallas de flores a diario... está más feliz que una perdiz y no para de crecer su curiosidad, asombrándose ella misma de las cosas que consigue cada día.

Este post pretendía ser concluído con un vídeo (que me puso la carne de gallina) y que no pude esperar a compartir. Fue tanta la emoción de su descubrimiento, que lo adelanté en este post:  1% Inspiración, 99% Transpiración  ;-)))) (Aviso: pañuelo de papel en mano)


Siempre con love,



Brujuleia.-




Imágenes: Pinterest / www.cursoredessociales.es / 4brujillasymedia.



Si te ha gustado este post, te invitamos a comentarlo, compartirlo y seguirnos en las redes sociales:

Y recuerda que también puedes seguirnos vía Bloglovin'!!

6 comentarios:

Darío González dijo...

Sin duda una gran redacción, por un momento me trasladó a esos dos días bastante intensos e increíbles. Espero que dicha andadura no haya más que empezado y que poco a poco vayas colocando cada ladrillo de la mejor manera posible para así hacer el mejor muro posible.

Maripi V dijo...

Muchísimo ánimo y que el curso vaya genial!!!

Juan Miguel Olivares Merlos dijo...

Tengo una sonrisa de oreja a orja esta mañana gracias a tí :-)
Un placer leerte y seguirte en tu aventura como Blogger.
Gracias por tus comentarios.
@OlivaresMerlos

cuatrobrujillas ymedia dijo...

¡Muchas Gracias a ti! Como ves me encantó el curso. Desde aquí aprovecho para pedir otro más largo, con alguna certificación incorporada. Y que me ha hecho mucha ilusión que hayas comentado. ;-))))

cuatrobrujillas ymedia dijo...

¡Gracias Maripi! El curso era sólo de 2 días. Si vuelve a Canarias y lo puedes pillar, ya sabes que por mi parte lo recomiendo totalmente. Muchas gracias por comentar y sigue escribiendo, me parto con tus historias y sello personal ;-))))

cuatrobrujillas ymedia dijo...

¡Muchísimas gracias Darío! Lo del ladrillo me ha llegao', con salto de lágrimas incluído. Yo también espero que esto no sea más que el principio, muchas veces la vida te da un giro que te descoloca y volver a empezar no es fácil, pero a mí me está viniendo MUY bien...