¿Existe el recibidor perfecto?

Como véis, me he animado con otro post sobre decoración. Qué alegría compartir un poco de tanto dato almacenado desde... ¡ni se sabe!

Muchas veces, con la obsesión de la búsqueda de lo perfecto para nuestra propia casa, cometemos crímenes imperfectos. Imperfectos, porque dejamos rastros que evidencian nuestros errores, bien sea la elección de un color o de un mueble.

Por experiencia, recomendaría algo que suele costar mucho, que es: 

no poner nada hasta haber recabado ideas suficientes 
estar bastante seguro del estilo que quieres

Esto de que vas al super, que está al lado de una tienda de decoración, que viste un cuadro que te encantó, que te lo llevaste porque quedaba muy bien...  

¡ERROR garrafalero! 
no sucumbas a los impulsos

Luego resulta que no queda tan bien en la realidad de tu hogar, que la pared necesitaría otro color, que la iluminación no le hace justicia, que no tenías las medidas exactas, calculaste a ojo... y que, finalmente, no te llena el dichoso cuadro y terminas regalándoselo a tu madre, que ya tiene la casa como la cueva de Alí Babá (sin los 40 ladrones), con todas las cosas que al final no te cuadraban...

Por supuesto, yo he cometido muchos crímenes imperfectos y la casa de mis padres es una mezcla de estilos incomprensible que, por otro lado, a ellos parece no desagradarles.

Después de todo este rollo, aplicable a cualquier parte de tu hogar, quiero compartir ideas sobre una estancia, que en mi propia casa sigue siendo una asignatura pendiente, donde aún me queda entregar el trabajo final. Es el:

recibidor, o hall o simplemente, la entrada

Considero que la entrada es una parte importante de la casa. La que te despide y te recibe. La primera impresión de tus invitados y algo que solemos olvidar: un lugar indispensable de almacenaje a corto plazo

Por pequeño que sea un recibidor, existen una serie de elementos que, si dispones de espacio suficiente, conviene tener todos. Te los muestro en la siguiente selección de fotografías. Reconozco que me he dejado arrastrar un poco, seleccionando halls cercanos a los de mis sueños, pero bueno, pensemos en grande...

1. 
Comenzamos con algo sencillito. Hall luminoso, balda con cajones, ideales como vacíabolsillos, así no se deja a la vista las llaves o la cartera. Para los más despistados, el cuenco puede servir para dejar las cosas y que no se te olviden al salir.


Mucha gente aprovecha para poner fotos personales. En mi humilde opinión, una está bien, el álbum familiar completo de las BBC's (Bodas-Bautizos-Comuniones), es excesivo. Al cartero, señor repartidor o vendedor de turno apostado en la puerta, no le interesa "mi vida". Esto es algo muy personal, hay quien no empapela la puerta, porque no se lleva aún.

2. 
Entiendo que el estilo vintage no es ni para todos, ni para todo: aplicar con mesura. Pero es que a mí, en la casa de campo de 400 acres, que dirían en Napa (EEUU) y que aún no tengo, me pega totalmente ;-)))))


Me parece acertadísimo poner algún cuadro o vinilo con mensaje positivo. Después de todo, será la primera cosa que veas al entrar y la última al salir. Lo prefiero antes que un espejo. 

Mucha gente acostumbra a poner maletas en la entrada, como las de la imagen. No sé de dónde procede la creencia de que así viajaremos mucho. Si alguien lo sabe y se le apetece compartirlo, que nos lo comente, por favor. Los dueños de este hall deben ser muy viajeros, porque han añadido hasta un globo terráqueo. Supongo que así el mensaje llega más alto y claro.

3 de 3.
Más recibidores sencillitos, asequibles con Santa Ikea, santa devota de la decoración low-cost.

De la primera imagen me quedo con el cubo o palangana del suelo. Si sueles cambiarte de zapatos, es un lugar original para dejarlos a mano y ordenados. Flores de plástico, por favor, para eso, MEJOR NADA.

De la tercera imagen me quedo con el funcional mueble. El colgador, demasiado alto para mi altura. Aunque dije que no me gustaban demasiado los espejos en la entrada, si sólo tienes un baño, que además compartes, tener espejo ahí posibilita que traslades tu rutina de maquillaje, dejando el baño libre para auténticas urgencias.

La segunda fotografía es mi preferida de las tres. Mesa alta, estrecha y sencilla. Baúl/Maleta que sirve para dejar bolsos, paragüero... una buena mano de pintura que ilumine tu estado de ánimo, lámpara con personalidad para ofrecer luz local y esa moda de poner marcos diferentes sin imágenes, me gusta. No sabemos si es una moda pasajera o ha venido para quedarse. El contraste es fresco, alegre y moderno.

4.
Aquí ya vamos entrando en la materia que me gusta: ESPAAAAACIO.

Cálido papel pintado. Mi sugerencia es que sólo lo pongas ahí, ya sea el papel pintado o un color de pintura sugerente y no en el resto de la casa, así se delimita claramente el espacio dedicado a recibidor.

Colgador-estante hecho a medida y banquito con cajones, ¡muero extasiada por la coquetería que desprende! Cojines que iluminan y alfombra, que no las pondría en mi casa, porque vivo casi en un desierto de arena, pero en la típica casa alemana o inglesa, o en general, lugares con inviernos marcados son un must, con el que dar confort a sus frías tierras. 

5.
Si eres de esas personas afortunadísimas, que pueden aprovechar espacio bajo una escalera, ES UNA LOCURA NO HACERLO.

Quedan cosas tan útiles y prácticas, como varios colgadores para asignar a los componentes de la familia. Añades un banquito con espacio para cestitas de almacenaje y es el no-va-más de lo útil.

Eso de los zapatos debajo de la preciosa, práctica y sencilla mesa, quiero pensar que es una broma, pero no. He ido a algunas casas, en otras civilizaciones, donde según entras te encuentras los zapatos de casi toda la familia, no un par por componente, si no casi todos. Un mar de zapatos que sortear, antes de pasar a la sala de estar, como que no...

Acierto total:  un cuadro bonito, flores, luz local y cuenco vacíabolsillos...

6.
Y con esta imagen, muero doblegada ante todos y cada uno de sus bien pensados elementos.

Acogedor parquet, madera a media pared, lamparitas para dar una cálida bienvenida, banquito acolchado con espacio para almacenar en cestitas. Perchero de altura apropiada, también con espacio. Papel de pared mapa-mundi (me superencanta), para los súper viajeros. Papelera con esterillas, maxijarrones de cristal con plantas de playa... esto me suena a la casa de Amanda Clark en los Hamptons, de la serie Revenge...


Personalmente, como aún "no han inventado" el perchero o colgador ideal para el recibidor de mi casa, cuando me visitan, sobre todo si son las 4brujillasymedia, nadie sabe dónde poner los bolsos. O colgados en las sillas, o en el sillón... al final termino cogiéndolos todos y poniéndolos sobre la cama de una habitación. No es lo ideal, ni de lejos. A continuación, marchando una de ideas inspiradoras:




Estoy por fabricarme uno propio, pero mi primera aventurilla con el brico-vintage acabó con mi padre huyendo de mí. Mi océano de dudas en la materia, terminó agobiando al buen hombre. Para quien se anime, ahí va una idea, que no tiene mala pinta:


¿Qué opinas?
¿existe el recibidor perfecto?


Siempre con love, hoy nuevamente con deco-love,


Brujuleia.-


Imágenes: Pinterest


Si te ha gustado este post, te invitamos a comentarlo, compartirlo y seguirnos en las redes sociales:

Y recuerda que también puedes seguirnos vía Bloglovin'!!

3 comentarios:

Maripi V dijo...

dan ganas de tener una casita para poder decorarla!! que bonito todo!

cuatrobrujillas ymedia dijo...

Pues sí Maripi, se pierde una entre tantas ideas y cosas bonitas! Nos alegra que te guste.

Anónimo dijo...

Wow!! Me encanta el último recibidor, el del perchero y banco, estoy buscando algo parecido , dónde puedo encontrarlo????