Que vuelvan las BAÑERAS (o TINAS)

Bañera o tina, porque crecí usando ambos conceptos para referirme a "la minipiscina" que había en el cuarto de baño de casa. 

Recuerdo este elemento tan singular con mucho cariño, fue una parte muy importante de mi infancia. Sobre todo de los veranos, veranos que ya no volverán, trocitos inseparables de mi historia. ¡Y de la de mi hermano! 

Mis padres siempre han huído de las grandes masas y acumulación de gente, por tanto, en verano, siempre tocaba ir a la playa después de las 4, o simplemente no ir en días de mucha concurrencia, como fines de semana o festivos señalados.

Así que mi madre inventó la piscina en casa. Es decir, en la tina del baño. Recuerdo imágenes, no muy nítidas, de tantos y tantos momentos divertidos con mi hermano, haciendo pompas de jabón, hundiendo barcos de juguete y jugando a pescar tapas de plástico... es increíble que guarde algún recuerdo de tan temprana edad, pero así es. Éramos tan pequeños que cabíamos perfectamente los dos en la bañera y aún sobraba para dividir espacios y levantar fronteras.

Pasaron los años y nos parecía que la bañera menguaba. Ya no estábamos tan cómodos, pero seguíamos salpicando toda la casa con pompas de jabón, agua y el juego de la inundación ¡cuánta más agua mejor!

Seguíamos creciendo y creciendo y la etapa de la minipiscina en la bañera terminó por falta de espacio. Pero siempre tendrá un lugar muy especial en mis recuerdos. 

Un buen día se puso de moda poner platos de ducha. Todo el mundo vio lo práctico que sería tener uno para cuando fuéramos tan mayores y decrépitos, que no pudiéramos ni levantar un pie. Es triste, pero también real. Que está muy bien ser previsor, pero mientras llega ese momento, como la bañera, amig@ mí@, ¡no hay nada! 

¡No adelantemos acontecimientos y vivamos el ahora!


Es por ello, que dedico este post al maravilloso mundo de las bañeras y pido a quien tenga el poder de hacerlo, que se pongan otra vez de moda, que se vuelva a popularizar su uso y que forme parte del movimiento slow, que tan atrás hemos dejado.

Porque una bañera es mucho más que una bañera y te lo detallo en imágenes que he seleccionado:

1. Para leer...



Comenzamos con el colmo de lo básico. Cuando digo que una bañera es mucho más que una bañera, te estoy diciendo que no sólo cumple la función obvia. ¿Has probado a leer mientras te relajas en una bañera llena de agua?


2. Olvida la tila, la pasiflora o la valeriana (y por supuesto, cualquier otra sustancia de relajantes efectos) y métete en la bañera...


Un baño caliente con sales aromáticas es, en sí mismo, relajante. Un regalo que espera pacientemente y te recibe con un cálido y amoroso abrazo al final de los días duros. Hazme caso, olvida cualquier sustancia y métete en la bañera.

Me chiflan las patas de bañera. Con tanta personalidad, historia, elegancia... Y qué decir, del respaldo para apoyar la cabeza y hasta hacer siesta. 

Ésta es una bañera con suerte, pues tiene vistas al exterior. En casa no tuvimos tanta.


3. Sudokus, pasatiempos varios, yoga mental...



Otra bañera con vistas. Me encantan esas patas y la grifería al aire. En un programa que vi, dijeron que este tipo de bañeras, con las tomas de agua en el suelo no son instalaciones fáciles. Nos podemos imaginar cómo sube esa factura, si nos empeñamos en ponerla en mitad de una habitación. ¿Me sigues, no?


4. Un baño así, con una bañera así, sólo mirarlo es morirse del gusto.


¡Qué femenino! ¡Qué coqueto! ¡Qué preciosidad! Parece que estamos en medio de la campiña francesa. Con esto esperando al final del día, me planteaba yo hasta ir a vendimiar. 

Además, la bañera es más grande que los tamaños anteriores. Aquí ya podemos traer algún invitado especial... y ahora, ¿me sigues también? ;-))))

Siento repetirme, adoro esas patas de bañera, el esmalte todo en blanco...


5. No sin mi bañera...


Aquí se ve que, por pequeño que sea un espacio, la bañera puede cohabitar perfectamente. Patas-soporte muy originales. Que el resto del baño sea totalmente en blanco, amplía ópticamente un espacio, a priori, pequeño.


6. ¿Bañeras de "segunda mano"?


Muchas veces, adquirimos o nos vamos de alquiler a pisos "antiguos" o casas que han tenido varios dueños anteriores. En ellas encontramos elementos que nos parecen anticuados y la tendencia inicial es derribar baños y poner platos de ducha. Si la casa o piso te viene con una bañera, considera la opción de hacerle un "lavado de cara" sin obra y conservarla. El bolsillo seguro que te lo agradecerá.

La cortina de ducha no es de las más estéticas que haya visto, pero sirva el ejemplo de la imagen para confirmar que se le puede dar uso de ducha también a una tina.
 
Hoy en día está casi todo inventado para salvar materiales devastados por el paso del tiempo y un mal mantenimiento. Merece la pena pasarse por un Leroy Merlin o centro de bricolaje, antes de pensar en derribar.


7. Licencia para "flipar"


Para flipar, pero poco, de ahí que sólo haya seleccionado 2 imágenes. 

La primera "bañera" tira más a jacuzzi. Eso de que el agua caiga cual cascada... me traslada a superhotel en la Riviera Maya. No he estado, pero bueno, seguro que como mínimo tienen cosas así.

La segunda imagen creo que es de un hotel en África, de ahí, el entorno cabaña colonial. 


8. Detalles "bañeriles" para tod@s
Para los niños, mira qué complemento se ha inventado alguien inteligente para aprovechar la bañera de adultos. Entiendo que si tienes problemas de espalda, quizá no sea la mejor solución; pero que si quieres ahorrarte algo de todo lo que implica tener un bebé, aquí tienes una solución perfecta, fácil de recoger y temporal.

Para los más "frikis" una cortina de baño muy social. Aunque, seas como seas, el maravilloso mundo de las cortinas de baño no tiene fin y en el mercado se pueden encontrar todo tipo de motivos y colores. Las hay realmente preciosas y originales. La parte buena es que el precio medio no suele ser caro y un cambio de cortina, hará que el baño parezca diferente.
 
Y para los que pensaban que una bañera es malgastar espacio...  una imagen vale más que tropecientas palabras.


Espero que este post os haga meditar antes de pensar en cambiar, antes de tiempo, una bañera que aún tiene mucha vida por delante. 


Y tú, ¿eres de BAÑERA / TINA o de PLATO de DUCHA?




Siempre con love, hoy también con Deco-Love,

 
Brujuleia ;-))))



Imágenes: Pinterest






Si te ha gustado este post, te invitamos a comentarlo, compartirlo y seguirnos en las redes sociales:


Y recuerda que también puedes seguirnos vía Bloglovin'!!

2 comentarios:

Baños con encanto dijo...

Estimada amiga:


Gracias por difundir las bañeras de patas. Nosotros nos dedicamos en exclusiva a la decoración clásica de baño desde hace bastantes años ya que sabemos que hay gente a la que le apasiona, y las bañeras de patas son nuestras piezas estrella.

Existen varios modelos y tamaños para todos los gustos y espacios.

En nuestra web se puede encontrar más información al respecto.


Baños con encanto, decoración clásica de baño
www.banosconencanto.com

cuatrobrujillas ymedia dijo...

¡Hola baños con encanto!
Me alegra enormemente la afinidad de este post con vuestra actividad. Debéis tener cosas únicas y muy especiales, ya que os dedicáis en exclusiva a ello. Me pasaré por vuestra web. Y muchísimas gracias por comentar.
Brujuleia.-